La Red de la EOL
Seguinos en FacebookSeguinos en Facebook

Seguinos en TwitterSeguinos en Twitter
 
INICIO QUÉ ES LA RED STAFF DOCENCIA E INVESTIGACIÓN NOTAS
 
XII Jornadas de La Red | Docencia e Investigación | La Red de la EOL

Docencia e Investigación

XII Jornadas de La Red de la EOL

MESA PLENARIA

¿Cómo irrumpe el mal humor o la sorpresa ante lo imposible de soportar?
Gustavo Sobel

¿Cómo irrumpe el mal humor o la sorpresa ante lo imposible de soportar? ¿Cómo se juega esto en las redes? Son preguntas que me causanalgún saludable desconcierto.Orientarme a partir del argumento que realizó la comisión organizadora de esta jornada (a la cual agradezco tanto las referencias como la invitación), me llevó desde el curso de Miller "Extimidad" al texto de Lacan "Televisión" pasando por algunas referencia de su seminario "...O peor, y me permitió ensayar la siguiente respuesta.

Lacan en televisión, respondiendo a los que le reprochaban no haberse ocupado de los afectos, habla del "mal humor" ubicándolo dentro de la serie de las pasione: la tristeza, la gaya ciencia, la felicidad, la beatitud, el aburrimiento y el mal humor. En dicho texto se refiere al "mal humor" en los siguientes términos:"Así el afecto viene a un cuerpo, lo propio del cual sería habitar el lenguaje -aquí me arrendajo[1] con unas plumas que se venden mejor que las mías-, el afecto, digo, por no poder encontrar alojamiento, o por lo menos no a su gusto. Se llama eso morosidad, mal humor también (Comentario al margen del Miller: ...el afecto es desacuerdo...)¿Es un pecado, es un grano de locura, o un verdadero toque de real?" (P553 Televisión)

El presente recorrido parte, entonces, de una contra-pregunta. Releyendo el último Cap. de Extimidad, un pasaje del texto de Miller me permitió formular la pregunta que me pareció más pertinente y ordenadora en relación a la por Uds. Formulada: ¿El mal humor de quien?

En la Pág. 466 de dicho curso Miller dice: "Lacan se refiere a otras seis pasiones del alma: la tristeza, la gaya ciencia, la felicidad, la beatitud, el aburrimiento, el mal humor. Desde esta perspectiva, el analista no es el sabio de sus pasiones sino el santo de sus pasiones. No es el que, como el sabio, nunca se conmueve o que se esfuerza por ello. Es el principio de la apatía de los estoicos y lo que conduce al analista -al analista extraviado- a tomarse a sí mismo por el Otro, es decir, por la cosa borrada, el cadáver. El santo por el contrario, es sede de las pasiones, está asediado por pasiones que suscita y para las cuales no hay sosiego."

Sabio de sus pasiones Santo de sus pasiones
Se toma a sí mismo por el Otro Es sede de las pasiones
Cosa borrada (Cadáver) Asediado por las pasiones que suscita (y sin sosiego)
Extraviado Orientado

Seguimos las formulaciones de Miller en el Cap. La consistencia lógica de "a" (P466) Extimidad

  • La pasiones son relativas al saber
  • La tristeza concierne a la relación del saber con el goce, a la relación del Otro con la Cosa, o más bien con lo que queda de la Cosa bajo la forma del objeto a
  • El gay saber se opone a la depresión (Saber triste). La gaya ciencia no es un saber omnipotente, sino, por el contrario, es el que sabe pasar de la impotencia de saber -que constituye la tristeza- a lo imposible de lo real. La ética del bien decir prescribe encontrar un acuerdo, una armonía entre el significante y el goce.

El mal humor:

  • Podría ser pecado si no fuera más que tristeza
  • Podría ser una pizca de locura, sino fuera paranoia.
  • Puede ser un toque de real. ...el mal humor supone que lo real es imposible a soportar, porque no concuerda nunca con el significante, sino que se define por sus impasses.

En este punto se articula el mal humor con el gay saber

La pasión, la gaya ciencia, es soporte de la ética del bien decir, que prescribe un acuerdo, una armonía entre el significante y el goce. No sin la pasión, el "mal humor" concomitante, que da cuenta que ese acuerdo entre significante y goce no es sin lo real, que bajo la forma de lo imposible a soportar, determina el impasses que hay entre el significante y el goce.

Conclusión. ¿Cómo irrumpe el mal humor o la sorpresa ante lo imposible de soportar?

  • Cuando el analista no es el sabio de sus pasiones y en cambio es el santo de ellas, estará conmovido por ellas y las por las que suscita en el analizante.
  • Se trata, por lo tanto, de la transferencia. Del lazo social inédito y original del psicoanálisis como soporte de la experiencia de lo real.
  • En cambio, lo que hoy llamamos "redes sociales" que promueven la orientación a un lazo social virtual muestran su limite a lo que Lacan denomina el mal humor, por lo menos en tanto se refiere a un" toque de real" al que se espera poder alcanzar en un análisis.
  • Lo que no quita que el mal humor pueda producirse en las redes sociales quizás como el pecado de la tristeza o como una pizca de locura de la paranoia.

 


NOTAS

  1. Pájaro de unos 35 cm de longitud, parecido al cuervo, de plumaje pardo o rosado con la cola y las alas negras; secaracteriza por su vuelo pesado y por la facilidad con que imita el canto de otras aves; vive en bosques espesos yabunda en España.