La Red de la EOL
Seguinos en FacebookSeguinos en Facebook

Seguinos en TwitterSeguinos en Twitter
 
INICIO QUÉ ES LA RED STAFF DOCENCIA E INVESTIGACIÓN NOTAS
 
El niño en la época: potencialmente enfermo | Notas de actualidad | La Red de la EOL

Notas de actualidad

El niño en la época: potencialmente enfermo
Beatriz Udenio

Cada época promueve una concepción de la infancia, acorde a los principios que la rigen. En la nuestra, dicha concepción surge de la mano del cruce entre los denominados "avances" de la tecno-ciencia - que alimentan la posibilidad de descubrir siempre un nuevo "trastorno" en el campo de la salud físico y mental – y la potencia evaluadora -que monitorea desde la fecundación misma la "calidad" del futuro humano. Se fundan así las condiciones para recibir a los pichones en su llegada al mundo con una gran pancarta: "Todo niño será potencialmente enfermo, hasta que se demuestre lo contrario".
Los psicoanalistas que sostenemos una práctica con niños ¿dónde podemos leer las consecuencias de este estado de cosas?

* Las registramos en el discurso de aquellos padres que, cada vez en mayor medida, se presentan impotentes, desalentados o desmoralizados, en ocasiones hasta aterrados, porque el pediatra les ha dicho que tiene la obligación de informarles que su hijo está en un borde grave, porque de acuerdo a todos los estudios que hoy se pueden realizar la probabilidad estadística de que sufra alguno de los múltiples "trastornos" existentes está presente.¡Y todo esto ocurre con frecuencia antes de haber siquiera realizado un estudio, o interrogado más exhaustivamente o simplemente escuchado y observado con la orientación que formó tantas generaciones de médicos con una concepción más humanística de la ciencia médica!

* O también cuando los mismos padres testimonian que los mil y un libros expertos que se tragaron para saber-cómo-ser-padres no les responde en lo más mínimo sobre aquello que no saben cómo transmitir o afrontar, pues, claro, haría falta que les indicaran que en dichos libros no está contemplada la fórmula que muestre la inexistencia de una fórmula universal para saber-hacer con esa profesión siempre imposible que es la de criar y educar, y que entonces hay que ingeniárselas e inventar.

* O, incluso, las verificamos cuando en las instituciones pedagógicas los protocolos y la experticia han ido sustituyendo el saber oír, observar y acompañar que se prestaba a los niños tiempo atrás, permitiéndoles transitar en el tiempo que le lleva a cada niño el camino para instalarse en la difícil relación de "prestar atención (al Otro)".

Los psicoanalistas recibimos a los niños de esta época con sus "trastornos" diversos, multiformes, que con frecuencia llegan etiquetados: ya sea con un síntoma considerado de exceso (Trastornos en la atención por hiperactividad-TDAH) o por uno de déficit (Trastornos generalizados del desarrollo - TGD) y escuchamos a los padres asustados o avergonzados pues si su niño o niña no entra en la justa norma, es considerado enfermo.

¿Qué les ofrecemos? Intentamos ofrecer un lugar donde el tiempo de cada niño y el sentido de sus síntomas sean escuchados y alojados en su particularidad –es decir, más allá de lo "normal". Sea cual fuere, con las marcas de esta época, con el peso de las etiquetas de la misma, pero resguardando su particularidad. Es el único bien que podemos cuidar: su condición de ser él quien, en su estatuto de sujeto, descubra el sentido de aquello que lo apura o lo demora o lo detiene anclado en lo que lo hace sufrir.