La Red de la EOL
Seguinos en FacebookSeguinos en Facebook

Seguinos en TwitterSeguinos en Twitter
 
INICIO QUÉ ES LA RED STAFF DOCENCIA E INVESTIGACIÓN NOTAS
 
Una noticia: del síntoma que hace falta | Notas de actualidad | La Red de la EOL

Notas de actualidad

Una noticia: del síntoma que hace falta
Marita Salgado

El suicidio y la locura marcan los límites de la libertad, como la hiancia abierta en su esencia. Es el lazo al inconciente el que la limita, y su rechazo el que le abre sus puertas, dando lugar al hombre libre, que rompe con el amarre significante.

La época, el tiempo que nos atraviesa, con su empuje a la norma por sus más diversas vías, impone a veces una elección forzada, que hace perder a algunos jóvenes la oportunidad de la vida, sumergidos en sus espejismos. La Salud Mental se confunde con las evidencias de normalidad que la ciencia impone: los trastornos de cada uno, deben ser silenciados.

Una noticia, hace algún tiempo, conmocionó un cierto bienestar en un pueblo supuestamente bucólico y alejado del interior de Salta, Argentina.

Un grupo de adolescentes, de los que las crónicas expresan su celebrada normalidad, adheridos a un trágico juego difundido virtualmente "shocking game", otorgaron su vida en sacrificio, en el intento de hacerse Uno con el goce.

Colgarse enlazando tres nudos y luego desatarse, y un efecto esperado: provocar una erección sostenida, son las claves de un juego en el que se desea lo imposible en un empuje al todo fálico. Se destaca que paradojalmente se trató en su mayoría de jóvenes mujeres, cuyo despertar de la primavera fue devastado por un acto logrado.

Se trató de un modo de abordar lo hétero que no dio lugar a lo que Lacan recomienda: que los muchachos y las muchachas se junten para hablar de sus sueños, dejándolos solos con la pulsión de muerte. La época hace sentir su modalidad globalizada, consecuencia de lo ilimitado en la sociedad que, a falta de un exterior posible vuelve al sujeto contra sí mismo[1].

Es de destacar, que los equipos de Salud mental que se hicieron presentes a través de sus clínicos, en Rosario de la Frontera, realizaron un pronto diagnóstico universal: "problemas familiares", verdad vana, que desmiente el estrago, efecto de la proliferación de los semblantes desamarrados de lo real en la actualidad.

El síntoma, las locuras de la a-normalidad de cada uno, que anudan el cuerpo a la vida, demuestran desde la orientación lacaniana, su utilidad frente a una época sin atributos. Siendo el síntoma la resonancia dispar que hace a la vida de una cultura, en su malestar.

El psicoanálisis, que es interpelado por este acontecimiento, se ubica en las antípodas del pasaje al acto, lo irrealiza, lo malogra, lo hace fallar a través de las vueltas dichas y es allí donde el analista se requiere.

Lo fallido del acto produce, en la hiancia que provoca, una juntura con lo real, siendo ese el lugar del analista, que encuentra allí su incidencia política y Lacan en Radiofonía[2] agrega: si fuera capaz…. Se trata entonces de un real, que se produce en el espacio de un lapsus[3], lo que da lugar al analista en esa juntura con lo real, que lo fallido produce.

Es a partir de un terrorismo, el de la responsabilidad, aquello que se espera de nuestra posición política, una política del síntoma, en la cual, sea posible la inscripción de una acción lacaniana sostenida en la potencia de una hiancia.

marita.salgado2@gmail.com

 


  1. Laurent Eric, El goce sin rostro, Tres Haches , 2010, Bs. As., p.113.
  2. Lacan, Jacques, Autres écrits, "Radiofonie", Seuil, 2001, París, p. 443.
  3. Lacan, Jacques, Autres écrits, "Préface à l´édition anglaise du Séminaire XI", Seuil, 2001, París, p 571.